Loma Negra: una inversión de US$ 350 millones que incrementa casi 25% el cemento de la Argentina

Fuente: Clarín ~ Es en un nuevo alto horno de la planta L’Amalí, de Olavarría. La empresa fundada por Alfredo Fortabat y propiedad de la brasileña Camargo Correa tuvo casi paralizada la fábrica hace dos meses por un conflicto de encuadramiento gremial.

Loma Negra, dueña del 45% del cemento que se produce en la Argentina, inauguró la segunda línea de producción de su planta L’Amalí, en la ciudad de Olavarría, con una inversión de 350 millones de dólares.

Se trata de una apuesta importante, ya que hasta el momento en el país había una capacidad instalada, entre todas las empresas, de 12 millones de toneladas anuales de cemento. El nuevo alto horno de L’Amalí agregó una capacidad adicional de 2,7 millones, un 23% más.

Loma Negra fue durante el siglo pasado no sólo la productora más importante de cemento sino un símbolo de la aristocracia local. Fue fundada en los años ’20 por Alfredo Fortabat y, tras su fallecimiento, la conducción de la empresa pasó a mediados de los años ’70 a su viuda, Amalia Lacroze de Fortabat. En 2005, Amalia Fortabat vendió la empresa al conglomerado brasileño Camargo Correa, en poco más de US$ 1.000 millones. Hoy Loma Negra forma parte de Intercement, una división del grupo brasileño.

“Esta es la inversión estratégica más importante que Loma Negra ha realizado en los últimos 20 años”, dijo el CEO de Loma Negra, Sergio Faifman. Agregó que la inversión representó la creación de 160 nuevos puestos de trabajo.

«Hoy el mercado total argentino son 12 millones de toneladas y sólo esa planta de L’Amalí va a tener una capacidad de producción de 6 millones de toneladas, la mitad de toda la Argentina«, agregó el ejecutivo. «Ya está operativa desde agosto, se fue inaugurando en la medida en que se iba terminando. El horno ya está funcionando desde agosto y lo que inauguramos ahora, la fábrica completa, es el molino y el despacho del cemento, que fue lo que se terminó en los últimos 15 o 20 días».Sergio Faifman, CEO de Loma Negra.

Sergio Faifman, CEO de Loma Negra.

-El pico de producción de cemento fue en 2017, con 12 millones de toneladas. ¿Cuánto se producirá este año?

-Si todo va bien, la industria debería alcanzar los picos de 2017 el año que viene. Asumiendo un pequeño crecimiento, ya debería estar igual a 2017. En la medida que tengamos crecimiento, el año que viene podríamos superar aquel registro.

-¿Qué escenario prevén para 2022?

-Estamos esperando un escenario que mantenga la situación actual, con un crecimiento menor, con números chicos pero crecimiento, entre 3% y 4%.

-Vienen de tener un conflicto importante por un problema de encuadramiento gremial.

-Este conflicto en particular no es con nosotros sino con un proveedor nuestro, Minerar. La cantera de L’Amalí, La Pampita, está tercerizada en ese proveedor, que es del grupo Paolini. Había una diferencia de encuadramiento, estaban reclamando estar encuadrados en el gremio de Cemento en vez del de Cal y Piedras. Es la explotación de una cantera, de modo que el encuadramiento correspondía a Cal y Piedras. No obstante eso, un punto importante ahí era un reclamo en cuanto a salarios y lo que el proveedor discutía, era que el encuadre no le daba más salario a la gente, sino todo lo contrario. Y de hecho fue tan así que, después de aceptar el encuadre, para evitar conflictos mayores y demás, a la gente se le tuvo que inventar conceptos en el recibo para llegar al mismo sueldo que tenían, ya que por el encuadre en el gremio Cemento no lo podían tener.

-¿Ese conflicto fue superado?

-Sí, pero lo que pasó, con posterioridad a eso, fue que una vez que estuvieron encuadrados en Cemento ahora tienen otro conflicto, porque quieren mantener el encuadre de Cemento, pero los beneficios que tenían con Cal y Piedras. Por ejemplo, el beneficio del refrigerio en tiempos distintos, o tal y otra cosa que es distinta. De modo que quieren encuadre de Cemento que pelearon, pero mantener los beneficios de Cal y Piedra. O se tiene un encuadramiento gremial, o se tiene otro. Pero bueno, ahí hay un tema con la seccional de Olavarría. Específicamente dentro de la cantera no hemos tenido conflictos en el último tiempo con personal propio, ni en esta fábrica de L’Amalí ni en la fábrica de Olavarría con el sindicato. Los dos conflictos, que fueron en diciembre del año pasado y hace dos meses fueron con este proveedor nuestro que opera la cantera de La Pampita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.