Mercado inmobiliario: ¿le compraría una propiedad a un dueño directo?

Fuente: Ámbito ~ A la hora de vender propiedades muchos dueños deciden hacerlo por su cuenta, pero ¿es un buen negocio este tipo de decisión?.

Hoy no son pocos los dueños que deciden intentar vender una propiedad por su cuenta. Con el tiempo generalmente terminan preguntándose: ¿es un buen negocio este tipo de decisión?

Comparto mi punto de vista con los motivos y consejos por los que es importante comprar una propiedad a través de una inmobiliaria:

Documentación de la propiedad: El posible comprador no tiene certeza de que la documentación de la propiedad esté totalmente libre de eventuales inconvenientes (Ej. embargos, donaciones, sucesiones, hipotecas) y que la misma haya sido revisada en detalle por un profesional matriculado.

Riesgos múltiples: por ejemplo: qué sucedería si el vendedor se arrepiente de la operación: quién le garantiza que le devuelvan el dinero? Y si el vendedor tiene una documentación incompleta?

Confianza: Hoy realizar una operación por cuenta propia es inseguro, y siempre genera desconfianza, desde por ej. quién es el vendedor, transparencia en la negociación, coordinación de la operación. Por eso, en su mayoría,casi nadie concreta operaciones con dueños directos.

Seguridad: Es riesgoso meter gente en su propia casa para mostrar la propiedad. Si hay de por medio una inmobiliaria, es diferente porque se toman más recaudos para identificar al posible interesado.

Publicidad y Difusión: Las inmobiliarias tienen una amplia difusión y bastante más rápida que la de un Dueño que vende. Ya que cuentan con herramientas y acuerdos de publicidad masiva y trabajan en su mayoría, en red con cientos de colegas.

Tasación: Una tasación efectuada por un profesional inmobiliario experimentado, puede dar lugar a generar una venta más rápido. Siendo sincero y criterioso con el propietario y logrando que la propiedad no esté meses y meses sin venderse. Generando un precio actualizado, real y que lo convalide el mercado en ese momento; tanto para el Comprador como para el Vendedor.

Honorarios de inmobiliaria: son reducidos en comparación a lo que se puede perder por manejar mal la transacción y el tiempo que puede perderse en el proceso.

Exclusividad: si la propiedad no se maneja en forma exclusiva, es probable que ninguna inmobiliaria va a invertir mucho dinero en la difusión. Por otra parte si un posible comprador, ve la misma propiedad en varios lugares, pierde un poco el interés, porque imagina que la misma está siendo muy difícil venderla y por eso la tienen varias inmobiliarias y/o el dueño directo.

Cartel: es sumamente importante, es otro canal de publicidad. Muchas veces los dueños se ilusionan porque ponen su cartel y creen que los llaman mucho y confunden involuntariamente esos llamados con potenciales interesados. El cartel de Dueño Vende, genera curiosidad, pero no interés. El cartel de una inmobiliaria, genera confianza, seguridad y credibilidad.

Transparencia: Un real interesado sabe que sus intereses van a estar mejor representados y defendidos por medio de un intermediario especialista. Lo mismo el dueño: al tener su intermediario, va a lograr defender mejor sus intereses y lograr mayor transparencia en la operación.

En Resumen: Casi nadie está dispuesto a invertir sus ahorros (en algunos casos de toda su vida) para comprar con un Dueño Directo, sabiendo todos los riesgos que corre y que podría evitarlos y hasta mejorar su valor de compra, haciendo la transacción a través de una inmobiliaria seria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.