¿Fin a la crisis histórica?: por qué empresarios apuestan al repunte del negocio inmobiliario en 2022

Fuente: iProfesional ~ Los representantes de esta industria consideran que la crisis no se puede agravar más, y que los índices hacen pensar en una recuperación.

En la cara de algunos desarrolladores y representantes del sector inmobiliario empieza a dibujarse una sonrisa. No es para menos, algunos de ellos aseguran que 2022 será definitivamente el momento de repunte de este mercado, perspectivas que fundamentan en la posible suspensión de la ley de alquileres, y también en que se empieza a ver el piso de los valores de los inmuebles, así como el movimiento de ciertas zonas que son las que marcan el ritmo en cada recuperación.

«Como suelo mencionar, esta sigue siendo una industria muy noble en la que, a pesar de las variaciones del dólar y la altísima inflación, los inmuebles siguen resistiendo. Y el mejor ejemplo es comprobar que la baja del 20% o del 25% que experimentaron en estos últimos 2 años no guarda relación con los movimientos que sufrió la economía», resalta Miguel Ludmer, director de Interwin.

Para este especialista, un punto clave está en «resolver lo vinculado a la inflación y a los demás temas macroeconómicos relacionados con la estabilidad, pero nosotros sentimos que lentamente las proyecciones van mejorando. Y muchas personas en el sector coincidimos en la expectativa de que el contexto mejore y que la inversión inmobiliaria crezca«.

«Al mismo tiempo, sabemos que se está trabajando con la posibilidad de dar marcha atrás con la ley de alquileres, un ordenamiento que no pudo cumplir con sus objetivos, con lo cual si esto se concreta podríamos esperar un mercado que se reactive y comience a recuperar rentabilidad y esto atraiga nuevamente a muchos interesados», agrega Ludmer. Los desarrolladores y los inmobiliarios aseguran que los precios ya llegaron a su piso.

Por su parte, Esteban Edelstein Pernice, director de Castex, prevé que la demanda seguirá creciendo. «Lo relaciono a lo que explica Malcolm Gladwell en su libro The Tipping Point, en el que alude al punto de inflexión en la evolución de la demanda de ciertos productos, en los que su uso y expansión se hace virales», dice.

Y agrega: «se ha creado un círculo virtuoso, y son las mismas personas que ya se mudaron a los suburbios las que difunden, y muestran, las bondades y los cambios que se produjeron en su calidad de vida cuando invitan a sus familiares y amigos a pasar el día. Ya no es la publicidad la que divulga las ventajas, sino que son los propios usuarios quienes promueven los beneficios que brinda la experiencia de vivir fuera de la ciudad y en contacto con el verde».

Cambio de vida

Es cierto que los representantes de las inmobiliarias apuntan a que los proyectos que implican y cambio de vida sirvan como punta de lanza para hacer crecer el mercado que está más allá de la avenida General Paz. «Esto hará subir los valores en los emprendimientos existentes, especialmente en la medida que no surjan nuevos emprendimientos similares», indica Edelstein Pernice.

«Hay que tener en cuenta que, por el lado de la oferta, ésta es inelástica, y esta dificultad para que crezca está vinculada fundamentalmente con la necesidad y la oportunidad de mejorar el proceso aprobatorio de nuevos emprendimientos inmobiliarios en la provincia de Buenos Aires y en la actitud de algunos municipios ante este tipo de emprendimientos», suma el director de Castex. Muchos esperan que la gente convierta sus dólares en casa en operaciones inmobiliarias.

«Si tenemos en cuenta de que en un emprendimiento de estas características pueden contabilizarse hasta 3000 personas trabajando, la expectativa de que las autoridades le pongan foco representaría una enorme oportunidad de generación de empleo, crecimiento económico para la provincia y nuevos recursos fiscales», añade Edelstein Pernice.

Por último, María Inés Kries, gerente comercial de Newland, trae un dato que siempre es relevante: Argentina es el segundo país fuera de los Estados Unidos con mayor tenencia de dólares billetes. «La aplicación de estos dólares ahorrados depende y dependerá en 2022 de la coyuntura política económica del país», opina la directiva.

«El país es un ave Fénix, y el mercado inmobiliario no es la excepción, hemos pasado por periodos mucho más profundos y críticos como en el 2001, y nos hemos recuperamos. Los desarrolladores inmobiliarios, conocedores del mercado y de la historia, no han detenido su marcha. La ciudad es una foto de ello, cada día hay más obras. Los inversores desarrolladores y constructores comparten que el ladrillo sigue siendo un refugio de valor y una de las inversiones más seguras», concluye Kries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.